Select Page

When you’re consuming Spanish in written or spoken form, it’s easy to fall into Spectator Mode and spend hours listening or reading without actually producing any Spanish. The best way to avoid this trap is by creating: repeating out loud the content you’re consuming.

The first time you repeat a whole sentence, you’ll be using your short term memory. This means that a few seconds later, you’ll have probably forgotten most of the sentence. After you try to repeat it a couple of times, something interesting happens: you’re able to remember the words you’re familiar with, but there is always a few that keep slipping. Several repetitions later, you have no problem repeating the whole sentence from memory; in fact, it’s so internalized that you can still remember it an hour later.

Getting to that point isn’t easy, but it can be incredibly rewarding. By always working at the boundary of what you’re capable of, and getting immediate feedback after each attempt, you give your brain all the tools it needs to improve. This constant challenge is at the core of deliberate practice.

In the following video, I help you go through this process sentence by sentence. To make the process of sentence recall easier, I’ve given you a few words and left the others blank. Think of them as training wheels until you can close your eyes and translate and remember the whole sentence without any extra help.

La clave para hablar español de forma fluida y con seguridad es practicar todos los días con frases que entiendes pero que te cuesta recordar.

Una frase es difícil de recordar cuando tiene algún elemento que te resulta raro, como por ejemplo, una palabra nueva, una conjugación a la que no estás acostumbrado o una preposición después de un verbo que siempre se te olvida.

Cuando te enfrentes a estos problemas, no te recomiendo que vayas corriendo a buscar el libro de gramática. El objetivo principal no es aprender la regla precisa, sino ser capaz de interiorizar las dificultades de cualquier frase, aunque no entiendas perfectamente por qué se dice así. Ya se encargará tu cerebro, después, de rellenar los huecos y de crear las conexiones que te faltan.

Un aspecto muy común del purgatorio es tener un montón de frases y expresiones en la cabeza, saber lo que significan, entenderlas cuando las oyes, pero no ser capaz de utilizarlas en una conversación.

Es como si un amigo te dijera: «Mi casa está en la Calle del Pez, número treinta y seis, cuarto B. Pásate mañana y te devuelvo la guitarra.» Lo normal es que no tengas ningún problema en entender lo que ha dicho tu amigo, pero si no le prestas más atención a los detalles del número y el piso, va a ser difícil volver a ver tu guitarra.

Repetir frases de memoria sirve para darte cuenta de cuáles son los detalles que todavía te faltan por automatizar. Algunas frases es suficiente leerlas un par de veces para recordarlas sin problemas, pero otras hay que trabajarlas poco a poco, palabra por palabra. No es un proceso largo ni complejo, pero sí que es posible que tengas que concentrarte un poco más de lo normal.

Al principio, después de media hora repitiendo frases, tu cerebro va a empezar a pedirte a gritos un descanso. Pero si practicas todos los días, con el tiempo vas a ir ganando resistencia y podrás pasarte una hora, o incluso dos, repitiendo frases sin descansar.

Si no puedes dedicar tanto tiempo a practicar el español, no te preocupes. No es una cuestión de cantidad sino de frecuencia. Si practicas durante veinte minutos, siete días a la semana, vas a ganar mucha más fluidez que si lo haces durante dos horas solo los domingos.

Así que si llevas tiempo estancado en el purgatorio, entendiendo todo lo que oyes pero sin hablar con confianza, haz la prueba: comprométete a repetir frases todos los días, y cuando tus amigos nativos empiecen a decirte que has mejorado un montón, escríbeme y me lo cuentas.

Repeat until you’ve mastered it

The point of this exercise is to help you internalize sentence structures that you’re not familiar with. By listening to the native audio, reading the transcription, and repeating each sentence from memory, you’re activating different parts of your brain and creating multiple reference points.

The work that you put in now will be a huge help when it’s time to have a real conversation.

If you want to practice more, try last week’s video: Translating Spanish.

Get out of Intermediate Purgatory

Want to become fluent in Spanish? Sign up below to get 3 of my most useful articles on: sounding native, using "ya" correctly, and mastering the verbs of change.

Awesome! (Check your email to confirm)