Select Page

When you’re consuming Spanish in written or spoken form, it’s easy to fall into Spectator Mode and spend hours listening or reading without actually producing any Spanish. The best way to avoid this trap is by creating: repeating out loud the content you’re consuming.

The first time you repeat a whole sentence, you’ll be using your short term memory. This means that a few seconds later, you’ll have probably forgotten most of the sentence. After you try to repeat it a couple of times, something interesting happens: you’re able to remember the words you’re familiar with, but there is always a few that keep slipping. Several repetitions later, you have no problem repeating the whole sentence from memory; in fact, it’s so internalized that you can still remember it an hour later.

Getting to that point isn’t easy, but it can be incredibly rewarding. By always working at the boundary of what you’re capable of, and getting immediate feedback after each attempt, you give your brain all the tools it needs to improve. This constant challenge is at the core of deliberate practice.

In the following video, I help you go through this process sentence by sentence. To make the process of sentence recall easier, I’ve given you a few words and left the others blank. Think of them as training wheels until you can close your eyes and translate and remember the whole sentence without any extra help.

Para poder comunicarte igual de bien en español que en inglés, yo recomiendo un proceso de cuatro fases:

– La primera es escuchar una frase en español y ser capaz de reconocer las palabras que la forman.

– La segunda es entender su significado.

– La tercera es ser capaz de repetirlas de memoria.

– Y la cuarta es ser capaz de traducir las ideas del inglés al español.

La mayoría de los que llegan a un nivel intermedio, dedican bastante tiempo a las dos primeras fases —que son de consumo pasivo—, se saltan la tercera y hacen un poco de la cuarta. O sea, están más acostumbrados a traducir frases del inglés al español que a repetirlas de memoria.

Yo creo que este es el principal motivo por el que el nivel intermedio a veces se convierte en un purgatorio.

Traducir bien es mucho más difícil que repetir bien. Para traducir bien, no solo tienes que familiarizarte con cómo se dice algo en español, sino que también tienes que crear la conexión con la forma de decirlo en inglés. Es como intentar abrir una botella de vino sin sacacorchos—se puede hacer, pero cuesta mucho más trabajo.

Cuando intentamos traducir antes de interiorizar, salen traducciones literales. Por ejemplo, ¿cómo traducirías «Let me take a look first. I’ll let you know as soon as they call me back. I don’t think they’ll take too long.»?

Piénsatelo.

Déjame que eche un vistazo primero. Te aviso en cuanto me respondan. No creo que tarden mucho.

Traducir palabra por palabra, no es difícil, pero te pueden acabar saliendo calcos del inglés como «te dejo saber», «tomar una mirada» o «llamar para atrás».

Lo difícil es interiorizar las expresiones en español y ser capaz de conectarlas con las ideas en inglés. Por eso no te recomiendo que dediques mucho tiempo a traducir hasta que no seas capaz de repetir de memoria. Si lo haces, vas a aprender menos y te vas a cansar más.

Una vez que estás familiarizado con una frase, puedes subir el nivel de dificultad intentando traducirla desde el inglés. Por ejemplo, en el vídeo de la semana pasada, vimos que la traducción de esta frase no era literal. ¿Recuerdas cómo se dice? Empezaba por «o sea, tienes que…»

«That is, you need to have a clear idea about what the correct sounds are, even if you still don’t know how to imitate them.»

O sea, tienes que tener una idea clara de cuáles son los sonidos correctos, aunque todavía no los sepas imitar.

Cuando la frase te suena, puedes empezar a darte cuenta de detalles que antes se te habían escapado. Por ejemplo, que el orden de las palabras es distinto: en inglés decimos «what the correct sounds ARE» y en español «cuáles SON los sonidos correctos». O que algunas palabras como «you» o «they» no hace falta traducirlas y que otras pueden cambiar de sitio como «no los sepas imitar» y «no sepas imitarlos».

Pero intentar hacer todas estas conexiones en inglés cuando todavía no controlas la frase en español, es como preferir un camino de cabras en vez de una autopista.

Repeat until you’ve mastered it

The point of this exercise is to help you internalize sentence structures that you’re not familiar with. By listening to the native audio, reading the transcription, and repeating each sentence from memory, you’re activating different parts of your brain and creating multiple reference points.

The work that you put in now will be a huge help when it’s time to have a real conversation.

If you want to practice more, try last week’s video: Pronouncing Spanish.

Get out of Intermediate Purgatory

Want to become fluent in Spanish? Sign up below to get 3 of my most useful articles on: sounding native, using "ya" correctly, and mastering the verbs of change.

Awesome! (Check your email to confirm)