Select Page

When you’re consuming Spanish in print or audio form, it’s easy to fall into Spectator Mode and spend hours listening or reading without actually producing any Spanish. The best way to avoid this trap is to repeat out loud the content you’re consuming.

The first time you repeat a whole sentence, you’ll be using your short term memory. This means that a few seconds later, you’ll have probably forgotten most of the sentence. After you try to repeat it a couple of times, something interesting happens: you’re able to remember the words you’re familiar with, but there is always a few that keep slipping. Several repetitions later, you have no problem repeating the whole sentence from memory; in fact, it’s so internalized that you can still remember it an hour later.

Getting to that point isn’t easy, but it can be incredibly rewarding because at each moment you’re working right at the boundary of what you’re capable of, and you can easily get feedback by checking to see if you remembered it correctly. This is the essence of deliberate practice.

In the following video, I help you go through this process sentence by sentence. To make the process of sentence recall easier, I’ve added the first letter of each word to serve as a hint. Think of them as training wheels until you can close your eyes and remember the whole sentence without any extra help.

The transcript

Here is the transcript of the video:

La primera vez que fui a una discoteca a bailar tenía quince años, y aunque me pasé la tarde escuchando música pop y electrónica, no bailé casi nada. Mis amigos tampoco bailaron mucho: hablamos, nos reímos, e intentamos ligar con chicas. Pero bailar, lo que se dice bailar, muy poco. En cambio, las chicas a nuestro alrededor sí que bailaban. Formaban círculos en plan barrera protectora para poder bailar tranquilamente y olvidarse de nosotros.

Yo me pasé mi adolescencia asumiendo que los chicos salían de fiesta para ligar y las chicas para bailar, pero con el tiempo me fui dando cuenta de que el verdadero problema era que en los sitios donde salíamos no se bailaba en pareja.

En la generación de mis abuelos lo normal era que los chicos bailaran con las chicas. No eran bailes muy sensuales, pero al final de la fiesta solían poner canciones lentas y por lo menos podías bailar un agarrado. En la época de mis padres, llegó el rock and roll y las discotecas, y la gente empezó a bailar como le pedía el cuerpo: cada uno por su lado y sin seguir una estructura fija. Por un lado, esta libertad era una forma de rebelarse contra las normas sociales de la época anterior; pero por otro, la interacción entre desconocidos se volvió más complicada.

Por suerte, en el otro lado del Atlántico se seguía bailando salsa, bachata, swing y tango. O sea, bailes en pareja con una estructura clara que facilita que dos personas que no se conocen puedan tener una conversación bailando. Desgraciadamente, yo me pasé mi adolescencia evitando este tipo de bailes a toda costa porque no entendía las ventajas de bailar en pareja. Menos mal que hace cinco años decidí tirarme a la piscina e ir a mi primera clase de salsa. Ese momento marcó un antes y un después en mi relación con el baile y desde entonces no puedo escuchar un acorde de salsa sin que me vengan las ganas de salir a bailar.

¿Cuáles son las ventajas de bailar en pareja?

Hay muchas, pero la mayor es que conocer gente se vuelve muchísimo más fácil. Si quieres bailar con un chico, o con una chica, solo tienes que acercarte y preguntárselo: «¿Quieres bailar?» Si no le apetece, dirá que no. Y no pasa nada. Si le apetece, dirá que sí y cuando termine la canción, os dais dos besos y hasta luego. No hay ninguna obligación de seguir bailando.

Pero mi ventaja favorita, el motivo por el que bailar con alguien suele ser mucho más divertido que bailar solo, es que es una de las formas más honestas de conocerse. Los cinco minutos que dura una canción te pueden decir más sobre la forma de ser de la persona con la que estás bailando que una conversación de una hora . Cuando estás hablando con alguien es mucho más fácil poner filtros para no revelar todo lo que estás pensando, pero cuando bailas con una persona la conexión es mucho más real y esconder las emociones se vuelve casi imposible.

¿Y en España se baila salsa?

La mayoría de bares y discotecas en España pone música pop (tanto en inglés como en español) y también música electrónica, pero muchas salas dedican un día a la semana a fiestas donde solo se baila música latinoamericana. Puede sonar raro, pero aunque el flamenco es el baile español más famoso, en la mayor parte de España se baila mucha más salsa, swing o tango que flamenco.

Así que la próxima vez que pases por una ciudad española, te recomiendo que pruebes una clase. O mejor todavía, apúntate hoy en la ciudad en la que vives. Espero que además de conocer a un montón de hispanohablantes, descubras lo que yo tardé años en entender: que bailar con otra persona es mucho más divertido que bailar solo.

Repeat until you’ve mastered it

The point of this exercise is to help you internalize sentence structures that you’re not familiar with. By listening to the native audio, reading the transcription, and repeating each sentence from memory, you’re activating different parts of your brain and creating multiple reference points.

The work that you put in now will be a huge help when it’s time to have a real conversation.

If you want to practice more, try last week’s video: The Difference Between Bars in Spain and Bars in the US.

Get out of Intermediate Purgatory

Want to become fluent in Spanish? Sign up below to get 3 of my most useful articles on: sounding native, using "ya" correctly, and mastering the verbs of change.

Awesome! (Check your email to confirm)